Open In App

Session 23

Hechos 23:

Read: Acts 23

Pablo compartió su historia en frente de una multitud violenta. Tal vez algunos corazones se ablandaron, y tal vez algunas vidas fueron cambiadas. Pero más que eso, el mensaje de Pablo fue recibido con resistencia. 

Pablo se pudo sentir resentido por estas circunstancias. El se pudo molestar con Dios. Pablo fue golpeado, atacado, jalado y casi despedazado, pero él estaba consciente del propósito detrás de todo el sufrimiento. En el versículo 11, el Señor le dice a Pablo: "¡Ánimo! Como has dado testimonio de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma. "(Hechos 23:11).

Pablo pudo haber visto sus circunstancias como una serie de días malos. Pero a través de todo lo que tuvo que pasar, Dios hizo un camino para que Pablo compartiera su historia con el mayor número de personas posible. Pablo insistió en terminar la carrera en la que Dios o había llamado. Comodidad, seguridad y preferencias personales no estaban en el camino de Pablo.

Las buenas noticias de Dios siempre estaban en los labios de Pablo y el aliento suave de nuestro Padre compasivo en su oído diciendo: "¡Ánimo!". Pablo tenía ojos para ver como el Señor estaba trabajando a través de sus circunstancias y oídos para oír la tranquilidad constante de Dios de su cierta fidelidad. 

  • ¿Qué nos enseña este pasaje sobre de Dios? ¿Cómo se aplica esto en tu vida? 
  • ¿Cómo puedes ver que Dios quiere usar tus circunstancias actuales para un beneficio espiritual, tuyo o de alguien más? 
  • ¿Qué hipocresía ve Pablo en el sumo sacerdote en el versículo 3? ¿Por qué crees que es peligroso decir una cosa pero hacer otra?

We want you to have a safe experience while using our site.

Unfortunately, there are security risks associated with your browser. To keep you protected we will be discontinuing support to this browser. Please visit http://browsehappy.com/ for a secure browser update.